Mundo

Estoy vivo, aunque algunos me querían muerto», dijo el Papa.

Francisco bromeó con un grupo de jesuitas sobre los comentarios respecto de su estado de salud luego de la operación de colon en julio pasado. El papa argentino de 84 años pronunció esas palabras en ocasión de una reunión a puertas cerradas con los jesuitas de Eslovaquia durante su reciente viaje a ese país.

«Estoy todavía vivo, aunque algunos me querían muerto. Sé que hubo incluso reuniones entre prelados, que pensaban que el Papa estaba más grave de lo que se decía. Preparaban el cónclave. ¡Paciencia! Gracias a Dios, estoy bien», contó ante los 53 eslovacos que pertenecen a su congregación.

Francisco fue sometido el 4 de julio a una cirugía importante para extirpar una parte del colon, en una intervención programada por la que estuvo once días internado en el hospital romano Gemelli. La operación fue una decisión que no quería tomar, fue un enfermero el que me convenció, confesó el Santo Padre.

El papa respondió a varios temas relativos a la problemática y divisiones dentro de la iglesia católica y a los ataques que suele recibir de los sectores ultraconservadores por sus aperturas a los fenómenos de la sociedad moderna.

«Hay una gran cadena de televisión católica que habla continuamente mal del Papa sin ningún problema. Puede que yo personalmente me merezca estos ataques e insultos, porque soy un pecador, pero la Iglesia no se merece esto: es obra del diablo. Incluso se lo dije a algunos de ellos», afirmó.

«También hay clérigos que hacen comentarios desagradables sobre mí. A veces pierdo la paciencia, especialmente cuando emiten juicios sin entrar en un diálogo verdadero. Ahí no puedo hacer nada. Por mi parte, sigo adelante sin entrar en su mundo de ideas y fantasías», confesó.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir Arriba