Editorial

Febrero

El verano nos alcanza listos para vivir o sobrevivir a pleno, el segundo mes del año. Mientras las playas y vacaciones intentan seguir conquistando público de aquí y de más allá, la realidad cotidiana sigue su camino.

Año nuevo sin muchas novedades. Con respecto a la actividad local, y pendientes del clima, los tablados en Montevideo y en todo el país, se preparan para encender las punzantes mechas sagradas. El año electoral…  sin dudas, se las trae.

Como siempre se ha dicho, en Uruguay todo arranca cuando llega el ultimo ciclista de la vuelta, y para eso todavía falta mucho. Mientras algunos pergeñan desde ahora “como subirse a la bicicleta electoral” y pedalean sin parar y se ponen en acción, ya se escuchan algunos aplausos y se observan zancadillas, para competir este año por un lugar en la política Nacional.

Tenemos ejemplos cercanos y recientes muy variados, que nos alertan de lo que pasa cuando nos desentendemos de todo y dejamos librado al azar al “pastor” que custodia y saca a pastar al rebaño por la campiña política…

S i bien la idiosincrasia uruguaya es diferente, no está mal empezar a pensar que las cosas pueden mejorar o darles un giro para estar mucho mejor.

Procurar realmente el bienestar de cada habitante del país, debe ser, en principio, el desvelo de cualquier político que aspira a representarnos.

El 2024 nos muestra a uno de los aliados más importantes de Uruguay en turismo y comercio, La Argentina que decidió recientemente en las urnas, cambiar drásticamente el rumbo.

Argentina todavía seguirá desconcertándonos por mucho tiempo más. Su frágil y compleja economía nos favorece, pero también incomoda al comercio uruguayo.

Tal vez ahora tenemos la posibilidad de barajar y dar de nuevo pensando cuanto hemos avanzado y cuanto aún nos falta. El país que todos anhelamos es posible. Ese lugar donde efectivamente se vean acciones concretas, solidarias y activas con la potencia de mejores políticas económicas y sociales en este país, también es posible.

Bienvenido Febrero.

La Dirección.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir Arriba