Salud

Todo lo que un banco de sangre necesita para funcionar, se perdió

El incendio ocurrido el martes de mañana en el Servicio Nacional de Sangre provocó “pérdidas muy importantes”, dijo la directora del Servicio Nacional de sangre Lilia López.

Manifestó que “seguro más de 200 o 300 (volúmenes) se perdieron”, además de “freezer, heladeras y centrífugas de bolsas”. Todo lo que un banco de sangre necesita para funcionar, se perdió”, lamentó la jerarca este miércoles. Las áreas más afectadas fueron la planta baja, el área de atención de donantes y el laboratorio principal, donde se procesa toda la sangre, donde se estudian a todos los donantes y donde se almacenan los hemocomponentes. Allí las pérdidas fueron muy importantes”, dijo López.

Consultada sobre las consecuencias que puede traer esta pérdida para la atención de pacientes en el sistema de salud, López respondió: “Estamos trabajando para que no haya repercusión. Primero, estamos tratando de reconstruir un stock de sangre, para lo cual muchas instituciones públicas y privadas se han ofrecido a colaborar con nosotros”.

López reiteró el pedido a la población en general para que done sangre, especialmente ahora, tras el incendio, y en enero que “tradicionalmente es un mes difícil”. “Necesitamos que donen sangre. Pedimos que colaboren y vayan a donar. Pueden donar en su prestador de salud, porque lo importante es que haya sangre”, destacó.

Además, el viernes estará en Montevideo el hemobus del Hemocentro de Maldonado, también para recibir donantes de sangre. En breve se comunicará dónde estará y en qué horario.

Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir Arriba